logo

JOSE EUFEMIO LORA

Poeta peruano de principios de siglo XX
Tres sonetos en esta página literaria.
Sonetos de corte petrarqueano, en honor a la piedad,
al poeta nicaraguense, Rubén Darío, y al

vate peruano, José Santos Chocano


   INDICE DE POETAS


PIEDAD

Sea hoy, mi compasivo ruego
por el viejo filósofo eleusino,
por el perro que ladra en el camino,
por el peñasco que desciende, ciego.

Piedad, Señor. Piedad para la pena
que hizo vibrar el hierro al asesino,
para el vino maldito, para el vino
cuyo sorbo final está en el Sena.

Y para el pensamiento que en la noche
sin bordes de la Nada quedó preso
antes de hallar su verbo cristalino,

como la flor helada antes del broche,
como el amor extinto antes del beso,
como el canario muerto antes del trino.



SONETO
Este soneto fue dedicado a
Rubén Darío

Bajo el azul cielo de la América Hispana,
Que no tizna una sombra, que no turba un rumor,
Se ha posado en la copa de una acacia temprana,
Con su estuche de trinos, un ducal ruiseñor.

-Ruiseñor principesco, ¿Quién te ha dado esos gules
Que en tu escudo argentean con ingenio blancor?
¿En cuál astro apresndiste las canciones azules?
¿En que blondas doncellas languidecer de amor?

¿Eres el alma armónica del Padre Orfeo?
¿El fue quien tu garganta trocó en un camafeo
Donde las perlas locas sus serenatas dan?

-Soy el ave profética que pregona el reinado
De Rubén el glorioso, que en su reino ha encontrado
Un perdido carrizo de la flauta de Pan.




SONETO
Este soneto fue dedicado a
José Santos Chocano

Cuando tu nombre anuncien heráldicos azores
En la Región Suprema que se hunde en el Allá,
La unánime Asamblea de los Emperadores
Y locos y Poetas de pie te aclamará.

Grave como el de un monte será tu continente:
La firme luz de Sirio tu sien aureolará:
Solemne. Don Quijote, te besará en la frente
Y humilde, Huainacapac «Señor», te llamará.

Entonces Hugo, el Inca de la Región Suprema,
Dividirá contigo su cetro y su diadema
Y su sitial augusto contigo partirá.

Y una águila gigante será en los horizontes:
Derrumbará las cumbres de los andinos montes
Y, al diapasón del trueno, tu verso orquestará.




ARRIBA