Orión - ezine de divulgación literaria

JOSE SANTOS CHOCANO

Sus mejores poemas y Libro Alma América
Poemas Blasón, Las punas, Cuacthemoc, Pseudo Elegía

PSEUDO ELEGIA

(A Delia Castro de González, con motivo
de la falsa noticia de su muerte-
Guatemala, 1909)

¿Qué nublazón se impuso bajo tu frente clara,
al oir que te creen en presencia del Juez?
Has tenido la dicha de Don Juan de Mañara,
y has dudado si vives o estás muerta, tal vez...

Ilusión de tu mente, desde ahora, es la vida;
con los ojos abiertos te has quedado dormida,
y ves cosas que nadie sino tú puede ver;
vas, así, por en medio del estrépito humano,
con tu cruz en la frente, con tu lira en la mano;
condenada al capricho de vivir sin querer.

Poetisa que entiendes el nocturno zumbido
de las altas esferas, aposenta en tu oído
el rumor misterioso de la fúnebre paz;
y que todos te crean platicar con las diosas,
mientras rítmicamente corre savia de rosas
por las venas azules de tu pálida faz.

Cuando estés en la noche, recogida en el lecho,
sentirás en las sienes oprimiendo la almohada,
el martillo sonoro que golpea tu pecho
y que pulsa las cuerdas de tu lira encantada;
y verás tus ensueños a travéz de su prisma,
y al sentir en las sienes el latido fugaz,
entre el vasto silencio sentirás en tí misma
el rumor misterioso de la fúnebre paz.

Canta, entonces, tus versos en canción nunca oída,
en canción que no sea ¡por piedad! entendida
de los mismos que ahora te han negado la vida;
y mezcla el ritmo leve que hay en tus pulsaciones
con el pitagorismo de las constelaciones
y con la arquitectura que urden los nubarrones
en un conjunto alado de música y visión,
para romper en amplias voces de profecía
desde la egregia trípode en que tu fantasía
enciende como brasa tu propio corazón.

Señora: mi palabra te rinde pleitesía.
y en este falso instante su parabién te envía,
ya que has muerto a los ojos de la turba modaz...
¡Mejor es que te ocultes detrás de una Elegía
y que te dés por muerta, para vivir en paz...!

   BLASÓN

Soy el cantor de América autóctono y salvaje:
mi lira tiene un alma, mi canto un ideal.
Mi verso no se mece colgado de un ramaje
con vaivén pausado de hamaca tropical...

Cuando me siento inca, le rindo vasallaje
al Sol, que me da el cetro de su poder real;
cuando me siento hispano y evoco el coloniaje
parecen mis estrofas trompetas de cristal.

Mi fantasía viene de un abolengo moro:
los Andes son de plata, pero el león, de oro,
y las dos castas fundo con épico fragor.

La sangre es española e incaico es el latido;
y de no ser Poeta, quizá yo hubiera sido
un blanco aventurero o un indio emperador.

LAS PUNAS

Silencio y soledad...Nada se mueve...
Apenas, a lo lejos, en hilera,
las vicuñas con rápida carrera
pasan, a modo de una sombra leve.

¿Quién a medir esa extensión se atreve?
Sólo la desplegada cordillera,
que se encorva después, a la manera
de un colosal paréntesis de nieve.

Vano será que busque la mirada
alegría de vívidos colores
en la tristeza de la puna helada:

sin mariposas, pájaros, ni flores,
es una inmensidad deshabitada,
como si fuese un alma sin amores...

CUACTHEMOC

Solemnemente triste fue Cuacthemoc. Un día
un grupo de hombres blancos se abalanzó hasta él;
y mientras que el imperio de tal se sorprendía,
el arcabuz llenaba de huecos el broquel.

Preso quedó; y el Indio, que nunca sonreía,
una sonrisa tuvo que se dehizo en hiel.
-¿En dónde está el tesoro?- clamó la vocerría;
y respondió un silencio más grande que el tropel...

Llegó el tormento... Y alguien de la imperial nobleza
quejóse. El Héroe díjole, irguiendo la cabeza
-¡Mi lecho no es de rosas!- y se volvió a callar.

En tanto, al retostarle los pies, chirriaba el fuego,
que se agitaba a modo de balbuciente ruego,
porque se hacía lenguas como queriendo hablar!


Para encontrar más poesía peruana, click en siguiente enlace Poetas peruanos