Orión - ezine de divulgación literaria
Escritor Leopoldo Marechal

LEOPOLDO MARECHAL,
(Buenos Aires 1900 - 1970) Escritor argentino de principio d4el siglo XX. Marechan también esctbio cuentos, novela, obras de teatro y ensayos; en poesía produjo 11 lobros. El poema 1a.Canción Albitense pertenece al grupo de Poemas dispersos. Marechal es conocido por su poesía vanguardista, pero en este poema vuelve a la poesía clásica


1a. CANCION ELBITENSE

Leopoldo Marechal

¿Cómo no amarte, corazón de viento?
¡Que la noche lo diga
con lengua numerosa
¿Cómo no amarte, corazón de viento,
si en tu mano derecha está la rosa
y en tu izquierda la espiga?

¿Cómo no amarte, cielo dolorido?
¡Que lo explique tu amiga,
la noche silenciosa!
¿Cómo no amarte, cielo dolorido,
si en tu mano derecha está la rosa
y en tu izquierda la espiga?

Rosa o espiga, cielo dolorido,
sobre tu mano floreció el olvido.
Y espiga o rosa, corazón de viento,
sobre tu mano está el amor sediento.

SATURNO

Ana de Muro

Tu cuerpo desnudo se mostraba allí,
en el bello horizonte sepulcral del universo.
Un mar ondulante y sensual giraba alrededor
de espumas metafísicas y dolientes.
Tus anillos viriles de hielo quemaban
cual boca sedienta de amor en primavera.
El humo astral y abismal caía sobre mi cuerpo
desastado por el tiempo venturoso y sexual.
Yo te contemplaba una y otra vez como una
amante embelesada.
Amanecía cada día, moría cada noche
de amor contigo.
¡Oh dulces sueños cuajados de quimeras
extrañas y sutiles!
Cuanto os lamento.
En la quietud de la eterna e inquietante
soledad, yo espero aún los amaneceres
soñando bajo tu piel astral.

ESTE AMOR

Victorio Veronese

Este amor es una cacería de bestias,
un alto homenaje a las rosas del verano,
una invocación a pescadores y talabarteros,
a las asambleas populares y a los dueños de las divisas,
a los esposos sensibles, a Erato y Euterpe.

Gracias a tu sexo todo es verdad:
la ocupación de territorios extranjeros,
Vilcapugio, Ayohuma, Tequendama,
la marcha de Anibal sobre las Galias,
el mediodía, las huellas de tus pies,
Artemisa arrojando lobeznos a las llamas,
la hora del té, esta ciudad donde vivimos
como en la Sicilia desvastada por Dionisio;
aquí Apolo vence a la Pitón y persigue a Dafne,
Paris huye con Helena y Amnón viola a Tamar.

Mientras tus hijos rinden culto a Caissa
Plutón rapta a Proserpina y Ceres desespera.

David posee a Betsabé, a Jaguit, a Maaca.

Tu boca fue hecha para todos los excesos,
por eso cuando hacemos el amor
Isidoro Ducasse se cruza con Lohengrin,
Dante y Virgilio atraviesan el Aqueronte
y Maldoror maldice a Lautréamont;
cuando tus ojos y tu pelo me persiguen
es la hora en que Bruto mata a César.

AFORISMOS

José Narosky

Necesité crecer para sentirme pequeño.

Siempre sabemos quien nos hiere, pero no siempre a quien herimos.

Hay quienes negarían el viento. Y sólo porque no lo ven.

Los que comprenden más, juzgan menos.

Cuando te dolió herirme, ya no necesité perdonarte.

La tolerancia requiere más carácter que la violencia

El llanto del hijo ilumina el hogar. El llanto del padre lo oscurece.

El silencio puede ser una forma refinada de la envidia.

El microbio más débil puede dañar el organismo más fuerte. Pero seguirá siendo microbio...

Durante la tempestad, los insectos huyen.

No me importa cómo canto. Me importa ser un cantor.

El hombre más sabio ignora casi todo.

Quien de nada duda, nada sabe.

Las grandes ciudades parecen carecer de estrellas

DEJA QUE HABLE EZRA POUND

Luis Benitez

Si no tienes nada que decir cállate
deja que hable Ezra Pound
desde las sombras el espléndido anciano
desde la fina línea de agua
el magnífico anciano
te muestra los genuinos billetes de su fortuna
y todos brillan legítimos peces
de un río infinito que sí
ése nunca se detiene.
Si no tienes nada que decir cállate
los altos caballeros las damas abigarradas
que vivieron y murieron y nacieron por esta sola causa
no pueden tener al lado
el tartamudeo de un enano
la cojera de un monedero falso
que delata que el oro de sus verbos
carece de aquella delgada línea de agua
esas finesse salvaje la impecable mancha
que no adorna la cabeza del animal escrito
-que cruza sólo un instante por el papel--
sino que sale de adentro del animal desfondado
de las vísceras vivas donde corre la sangre real
-ésa de donde proviene el color del colorado-
y palpita afuera como un monstruo de luz
como una imagen sin otra capilla que cada cosa
de cada universo posible e imposible
la que podría muy bien ser adorada
de pie y sin velos sin altares ni nada
-ni siquiera acólitos-
bajo el nombre de nuestra señora de los verbos
nimbada de estiércoles y nervios
de eclipses y novas oh tú
alta y baja sublime maliciosa
poesía que reinas sobre la amplia noche
y el delgado día.

ANOCHE ALGUIEN DERRIBO
UN ARBOL QUE CUMPLIA TRES MIL AÑOS

Luis Benítez

Anoche alguien derribó un árbol
Que cumplía 3.000 años
Erguido sobre el campo.
En la noche sus astillas ardieron
Calentando a los hombres ateridos
Y en la niebla el resplandor
Indicaba el sitio de su muerte,
El mismo de su larga vida,
El mismo de su corta hoguera.

Ayer su sombra
Se alargaba hasta la casa distante,
Cruzaba el arroyo
Que cuando él brotó
No estaba.
Hoy un pozo
Con colgajos de raíces,
Con fragmentos de ramas y cortezas
Indica dónde floreció
A través de los siglos
Su savia poderosa.

En su copa anidaron
Animales que ya no existen,
Y bajo sus ramas
Estallaron infinitas tormentas.
Sus altos brazos
Surgían de entre las nubes bajas.
Entre sus raíces
Primitivos hombres
Se escondieron de las fieras,
Y luego se ocultaron tesoros,
Cartas de amor,
Objetos robados,
Y alguien talló
Con cortaplumas
Palabras que no se leen.

Anoche alguien derribó un árbol
Que cumplía 3.000 años
Erguido sobre el mundo.