Ezine de divulgación literaria


Poetas contemporáneos de Puerto Rico - poemas escogidos de la literatura puertoriqueña   


Vestidos Oscar 2012 - variados modelos y colores
Escoja su medida, color y tela - moda mundial
compre por Internet fácil

   INDICE DE POETAS

Teléfono celular, modelo L100,
está especialmente diseñado para
el adulto mayor.
Este celular tiene un botón
SOS de emergencia, teclas grandes,
alto volumen y letras también grandes.



CANCION FESTIVAL
PARA SER LLORADA

Luis Palés Matos

Cuba—ñañigo y bachata—*
Haití—vodú y calabaza—
Puerto Rico—burundanga—*

Martinica y Guadalupe
me van poniendo la casa.
Martinica en la cocina
y Guadalupe en la sala.
Martinica hace la sopa
y Guadalupe la cama.
Buen catalú, Martinica,
que Martinica me aguarda.

En que lorito aprendiste
ese patuá de melaza,
Guadalupe de mis trópicos,
mi suculenta tinaja?
A la francesa, resbalo,
sobre tu carne mulata,
que a falta de pan, tu torta
es prieta gloria antillana.
He de traerte de Haití
un cónsul de aristrocracia:
Conde del Aro en la Oreja,
Duque de la Mermelada.

Para cuidarme el jardín
con Santo Domingo basta.
Su perenne do de pecho
pone intrusos a distancia.
Su agrio gesto de primate
en lira azul azucara,
cuando borda madrigales
con dedos de butifarra.

Cuba—ñañigo y bachata—
Haití—vodú y calabaza—
Puerto Rico—burundanga—

Las antillitas menores,
titís inocentes, bailan
sobre el ovillo de un viento
que el ancho río huracana.

Aquí está San Kitts el nene,
el bobo de la comarca,
Pescando tiernos ciclones
entretiene su ignorancia.
Los purga con sal de fruta,
los ceba con cocos de agua,
y adultas ya, los remite,
C.O.D. a sus hermanas,
para que se desayunen
con tormenta rebozada.

Aquí está Santo Tomé,
de malagueta y malanga*
cargado el burro que el cielo
de Su Santidad demanda...
(Su Santidad, Babbitt Máximo,
con sello y marca de fábrica.)
De su grave teología
Lutero hizo una fogata,
y alrededor, biblia en mano,
los negros tórtolos bailan
cantando salmos oscuros
a bombo, mongo de Africa.

¡Hola, viejo Curazao!
Ya yo te he visto la cara.
Tu breve puño de hierro
me ha quemado la garganta.
Por el mundo, embotellado,
vas del brazo de Jamaica,
soltando tu áspero tufo
de azúcares fermentadas.

Cuba—ñañigo y bachata—
Haití—vodú y calabaza—
Puerto Rico—burundanga—

Mira que te coge el ñañigo,
niña, no salgas de casa.
Mira que te coge el ñañigo
del jueguito de la Habana.
Con tu carne hará gandinga*,
con tu seso mermelada;
ñañigo carabalí
de la manigua cubana*.

Me voy al titiringó*
de la calle de la prángana.
Ya verás el huele-huele*
que enciendo tras de mi saya,
cuando resude canela
sobre la rumba de llamas;
que a mi no me arredra el ñañigo
del jueguito de la Habana.

Macadal bate su gongo
en la torva noche haitiana.
Dentaduras de marfil
en la tiniebla resaltan.
Por los árboles se cuelan
ariscas formas extrañas,
y Haití, fiero y enigmático,
hierve como una amenaza.

Es el vodú. La tremenda
hora del zombí y la rana.
Sobre los cañaverales
los espíritus trabajan.
Ogún Badagrí en la sombra
afila su negra daga...
—Mañana tendrá el amito
la mejor de las corbatas—
Dessalines grita: ¡Sangre!
L'Overture ruge: ¡Venganza!
mientras remoto, escondido,
por la profunda maraña,
Macandal bate su gongo
en la torva noche haitiana.

Cuba—ñañigo y bachata—
Haití—vodú y calabaza—
Puerto Rico—burundanga—

Antilla, vaho pastoso
de templa recién cuajada.
Trajín de ingenio cañero.
Baño turco de melaza.
Aristrocracia de dril
donde la vida resbala
sobre frases de natilla
y suculentas metáforas.
Estilización de costa
a cargo de entecas palmas.
Idioma blando y chorreoso
—mamey, cacao, guanábana—
En negrito y cocotero
Babbitt turista te atrapa;
Tartarín sensual te sueña
en tu loro y tu mulata;
sólo a veces Don Quijote,
por chiflado y musaraña,
de tu maritornería
construye su dulcineada.

Cuba—ñañigo y bachata—
Haití—vodú y calabaza—
Puerto Rico—burundanga—

NOTAS:
  • Ñañigo perteneciente a la sociedad Abakuá, de origen africano, formada sólo por hombres.
  • Burundanga Voz africana que significa plato compuesto por varias hortalizas. Por extensión se aplica a otras situaciones que presentan un enredo.
  • Malanga Nombre africano para una hortaliza todavía usada comunmente.
  • Gandinga Nombre africano de un guiso a base de hígado de res.
  • Manigua Voz taína (indios pobladores de Puerto Rico antes del descubrimiento por Cristóbal Colón) para significar bosque pantanoso e impenetrable.
  • Titiringó - (o titingó) nombre africano para una algazara.
  • Huele-huele voz taína que significa lugar a que todos acuden atraidos por un hecho extraño, "se formó un huele-huele" Mas bien desordenado.



Valle de Collores

Luis Lloréns Torres

Cuando salí de collores
fue en una jaquita baya,
por un sendero entre mayas*
arropás de cundiamores.*
Adiós, malezas y flores
de la barranca del río,
y mis noches del bohío,
y aquella apacible calma,
y los viejos de mi alma,
y los hermanitos míos.

¡Qué pena la que sentía,
cuando hacia atrás yo miraba,
y una casa se alejaba,
y esa casa era la mía!
La última vez que volvía
los ojos, vi el blanco vuelo
de aquel maternal pañuelo
empapado con el zumo
del dolor. Mas allá, humo
esfumándose en el cielo.

La campestre floración
era triste, opaca, mustia.
Y todo, como una angustia,
me apretaba el corazón.
La jaca a su discreción,
iba a paso perezoso.
Zumbaba el viento, oloroso
a madreselvas y a pinos.
Y las ceibas del camino
parecían sauces llorosos.

No recuerdo como fue
(aquí la memoria pierdo)
Más en mi oro de recuerdos,
recuerdo que al fin llegué,
la urbe, el teatro, el café,
la plaza, el parque, a la acera...
Y en una novia hechicera,
hallé el ramaje encendido,
donde colgué el primer nido
de mi primera quimera.

Después, en pos de ideales.
Entonces, me hirió la envidia.
Y la calumnia y la insidia
y el odio de los mortales.
Y urdiendo sueños triunfales,
vi otra vez el blanco vuelo
de aquel maternal pañuelo
empapado con el zumo
del dolor. Lo demás, humo
esfumándose en el cielo.

Ay, la gloria es sueño vano.
Y el placer, tan sólo viento.
Y la riqueza, tormento.
Y el poder, hosco gusano.
Ay, si estuviera en mis manos
borrar mis triunfos mayores,
y a mi bohío de Collores
volver en la jaca baya
por el sendero entre mayas
arropás de cundiamores.

NOTAS:
  • Mayas Planta espinoza que se siembra en la línea divisoria entre fincas colindantes
  • Cundiamores Enredadera de fruto amarillo y comestible que crece trepada a la maya.


EN LA BRECHA

José de Diego

¡Ah desgraciado si el dolor te abate,
si el cansancio tus miembros entumece!
Haz como el árbol seco: reverdece
y como el germen enterrado: late.

Resurge, alienta, grita, anda, combate,
vibra, ondula, retruena, resplandece...
Haz como el río con la lluvia: ¡crece!
Y como el mar contra la roca: ¡bate!

De la tormenta al iracundo empuje,
no has de balar, como el cordero triste,
sino rugir, como la fiera ruge.

¡Levántate!, ¡revuélvete!, ¡resiste!
Haz como el toro acorralado: ¡muge!
O como el toro que no muge: ¡embiste!



CUANDO SALÍ
DE MI PUEBLO

José Javier Robles

Recordando a Luis Llorens Torres

Cuando salí de mi pueblo
fué en algún camión prestado
con enseres y a mi lado,
amores que a mi cerebro
daba un sueño de esperanza.

Íbamos hacia Aguadilla.
Dejamos atrás los mangos*

del Mayagüez de mis años,
buscando una nueva silla
que se veía en lontananza.

En mi recuerdo permanece
aquel momento tan grato,
llegando estos cuatro gatos
donde el gran Rafael florece.*

Muchos años han pasado,
tantos, que mis bisnietos
por su edad, ser tan inquietos,
ese evento han ignorado,
y de Mayagüez sólo el mango
asocian con mi pasado.

NOTAS:
  • El lugar de donde proviene el poeta, es conocido popularmente por los mangos que produce.
  • Se está refiriendo al famoso compositor Rafael Hernández, oriundo de la ciudad de Aguadilla.

HACED HISTORIA

Francisco A. Galiano

No rebusques la hazaña violenta,
ni sigas el falaz gobernante,
ni sea tu Norte ambicioso y vacilante,
espada de gloria vana y sangrienta.

¿Queréis hacer historia? Labrad la tierra.
Al pobre cantadle mil baladas,
cantadle desde el llano hasta la sierra
y rómpele el silencio en su velada.

Cantadle al que a la tierra le canta,
versadle al que le versa,
entona con flauta santa;
su ansia infatigable y terca.

Gritad con ira pura
el nombre de sus baladores.
Y pongan a su traición, dulzura,
los renegados y detractores.

Nunca olvides la tierra
que da vida y alimenta,
la que compasible se fermenta
y en fin del camino nos espera.

la que inefable nos alienta,
la que apacible y piadosa,
nuestro cuerpo frío calienta;
allí donde la muerte reposa.